img


“CÓMICS MUSICALES Y OTRAS AFICIONES”

 

  • La historieta como un instrumento de promoción musical

Toluca, México, 26 de agosto de 2017.- “Comics musicales y otras aficiones” es el nombre de la conferencia impartida por José Luis Durán, historietista originario de la
ciudad de Toluca y José David Méndez Jiménez difusor de la cultura del cómic, fundador de la revista komikaze, la única impresa en México enfocada en las historietas nacionales.


La historieta en México comienza con las obras de Yolanda Vargas Dulché, cuyas creaciones tuvieron tal éxito en versión impresa, que fueron puestas en la pantalla chica y grande; por su parte la historieta musical en México inició en la década de los 50´s con grupos como los Panchos y Capulina; pero tomó más fuerza en los 80´s cuando sedio el boom musical de grupos como Parchis que, aún siendo españoles, su cómic fue realizado por mexicanos. Timbiriche y Menudo, también tuvieron sus cómics musicales donde los integrantes de estos grupos, se veían inmiscuidos en situaciones de la vida común; tiempo después en los 90´s el grupo Uff también tuvo su cómic pero no obtuvo el éxito esperado.


José Luis Durán empezó a incursionar en el mundo de la historieta en 1957, haciendo colaboraciones en las portadas de la historieta “Santo, el enmascarado de plata”, época en la que las ilustraciones se trabajaban en tinta china de color. Pero fue en el año de 1960 cuando México superó en tiraje a Estados Unidos, en las historietas del Hombre araña; en ese momento fue cuando Marvel decide que para cubrir la demanda de tiraje que había en nuestro país, era necesario contratar a un ilustrador mexicano; es así como José Luis Durán es autorizado por Marvel para dibujar al hombre araña; convirtiéndose en el primer ilustrador mexicano y latinoamericano en tener licencia para dibujar a este súper héroe.

Tras la fama que adquirió el hombre araña en México los historietistas deciden llevar a los luchadores a su versión impresa, publicando infinidad de títulos sobre ellos y sus hazañas dentro y fuera del cuadrilátero, luchadores como el Santo y el Místico tuvieron sus propios cómics.